• Oblak subió a rematar un córner y fue empujado y derribado dentro del área, el árbitro no señaló nada, la jugada siguió y marcó De Frutos.

El Atlético de Madrid perdió ante el Levante por 0-2 en un partido en el que los rojiblancos gozaron de muchas oportunidades claras para marcar gol. La mayoría de ellas en la segunda parte, cuando sucedió la acción polémica con Oblak. Además de estar negados durante el día de hoy a portería, las decisiones arbitrales también perjudicaron a los de Simeone. La primera fue el gol anulado a Correa por una supuesta falta de Luis Suárez sobre Rober Pier. Acción en la que el delantero rojiblanco saltó con los brazos abiertos para evitar hacer una falta que para el colegiado sí que lo fue.

La jugada que pudo desembocar en un deselance distinto al vivido, tiene a Oblak como protagonista. El arquero colchonero subió en el último minuto a la desesperada a tratar de rematar un saque de esquina. Cuando estaba haciéndose un hueco para intentar conectar un cabezazo, Dani Gómez empujó y derribó a Oblak dentro del área. En directo no se observó bien, pero en la repetición se vio como el jugador granota comete penalti sobre el guardameta esloveno.

La jugada continuó y acabó con el definitivo gol de De Frutos que marcó con un disparo a puerta vacía. El VAR revisó la jugada entre Oblak y Daní Gómez, pero no vio nada punible. El rasero del colegiado de campo y de los del VAR se contradice. En el gol anulado a Correa ven falta de Luis Suárez cuando salta con los brazos abiertos para precisamente evitar hacer falta, pero en la jugada de Jan Oblak no ven un claro derribo de Dani Gómez. Criterios distintos para dos acciones que tuvieron mucha influencia en el resultado final.