El PSV llega al Vicente Calderón con un número importante de bajas, derrotas que pesan y sin racha goleadora. 

El PSV regresa al Vicente Calderón donde fue eliminado la temporada pasada de la UEFA. En Holanda se habla de crisis otoñal, los de Cocu están pasando por un mal momento tras no conseguir los tres puntos en el último encuentro de Liga, en Copa y Champions tampoco se llevaron la victoria ante el Sparta y Bayern.

Las críticas ante el equipo Holandés son muchas, no solo por no sumar los tres puntos, también por su mala racha goleadora. Han encajado cinco goles en cinco partidos, tres de ellos marcados en un único encuentro. En este sentido, las críticas se centran en Luuk de Jong que solamente lleva cuatro goles en todas las competiciones. El killer del equipo también está pasando por un momento goleador personal pésimo, el mismo reconocía que le avergonzaba no haber ganado a uno de los últimos de la tabla. Los colistas del grupo D se enfrentarán al Rostov en la sexta jornada, por el tercer puesto y así poder disputar la Europa League.

Para colmo y sumando más problemas, el PSV llega al partido con un buen número de bajas importantes. Guardado se lesionó el cuádriceps en el partido de clasificación para la Copa del Mundo. Jeroen Zoet ha estado fuera de los terrenos de juego por problemas musculares desde el 22 de octubre, aunque el sábado volvió a tocar balón ante el Willem II. Jürgen Locadia es baja desde el 28 de agosto por problemas en el abductor y JorritHendrix desde el 28 de septiembre por problemas en la rodilla, ambos entrenan individualmente con lo cual se perderán la cita en el Vicente Calderón.

Aunque el equipo rojiblanco ya tiene su plaza para octavos de final, los de Simeone no se conforman con eso, quieren ganar y recuperar sensaciones, como todos sabemos, la Champions es el trofeo más esperado para todos los colchoneros.